Croacia 2016: Croacia y Bosnia-Herzegovina

Y ya estamos en Bari esperando el Ferry. Coger un ferry es como coger un avión… con el problema añadido _DSC1738_800x531de que vás con la moto. Cuando compras el billete hay que presentar toda la documentación de la moto y el seguro. Una vez que lo comprueban y lo cotejan con tu documentación personal te dan el billete y puedes ir hacia el barco. Siguiendo las indicaciones de los operarios dejas la moto en uno de los lados del ferry y ellos se encargan de asegurarla para que no haya ningún problema durante el viaje.

Atentos, si tenéis pensado ir en ferry llevar la documentación original de la moto y del seguro, incluida la carta verde del seguro.  En caso contrario posiblemente no os dejen embarcar.

Estuvimos unas horas en un bar esperando el embarque y ahí  conocimos a Steven, un irlandes que viajaba en moto por el sur de Europa y que también tenía pensado hacer la costa croata. Una vez en el ferry cenamos e intercambiamos impresiones y rutas para hacer durante el viaje. En el ferry cogimos asiento, así que había que sufrir un poco el asiento y el asesino aire acondicionado del barco.

El viaje cuesta 103€ y el ferry tarda 10 horas en hacer la travesía. A las 8 de la mañana desembarcas en _DSC1834_399x600Dubrovnik, donde los tramites aduaneros son mucho más sencillos… se hacen una señal para que entres y ya está :-).

Nos despedimos de Steven y nos dispusimos a visitar Dubrovnik… y a buscar un alojamiento. En el mismo puerto hay gente que ofrece sus casas como alojamiento, así que nosotros fuimos a casa de una señora que nos dijo que su casa estaba en booking.  Comprobamos que era un sitio aparente para 20 euros diarios y allí que fuimos.

De Croacia me habían hablado muy bien, pero no esperaba esto. Tanto las ciudades como la costa y la montaña no tienen desperdicio, además de estar todo muy cuidado. Los precios son algo más baratos que en España, aunque dependerá de como hagas el cambio entre Kunas y Euros. En los cajeros hay bastante diferencia de precios.

Nosotros habíamos pensado hacer una ruta por la costa croata desde Dubrovnik en el sur hasta la frontera de Eslovenia en el norte, para luego volver a entrar en Italia y enfilar hacia los Alpes. La carretera de la costa croata merece la pena y da acceso a las principales ciudades turísticas, Dubrovnik, Makarska, Split, Zadar y Pula, además de los diferentes pueblos donde también merece la pena hacer una parada.

Aparte de las ciudades, otra de las cosas que destaca en Croacia es el paisaje de la costa. Es un país en el Adriático rodeado de islas, lo que hace que el mar sea muy tranquilo. Además, casi no hay playas de arena, y el bosque prácticamente acaba en la costa. Los sitios para parar e incluso poder hacer noche en una tienda de campaña son innumerables.

_DSC1825_800x531Punto y aparte son las islas. No estaba pensado pasar a las islas, pero los dos días que íbamos a invertir en bucear los gastamos en hacer unas rutas por alguna de las islas de la zona. Es un paisaje muy rural con las típicas carreteras muy estrechas bordeadas por muros de piedra que separan los campos y las huertas. Los ferrys son muy baratos y salen prácticamente cada dos horas, así que en un par de días se pueden visitar las principales islas.

En la zona de costa el tiempo fue bastante suave… cosa que cambió cuando fuimos hacia el interior. Desde Dubrovnik cogimos carretera hacia Bosnia… y allí nos volvimos a encontrar con Steven. El iba hacia Split, pero ya que ibamos a Mostar decidió juntarse para esta excursión y a la noche hacer su viaje a Split.

Si vais hacia el interior de Bosnia, hay algunos parques naturales donde rutear en moto está muy bien y hay poco tráfico. Además, es una zona de lagos y las vistas son espectaculares. Nosotros llegamos hasta allí pero no visitamos los lagos, casi estaba lloviendo y decidimos continuar antes de que fuera a peor.

Nos adentramos en Bosnia con la intención de visitar Mostar y Sarajevo. Bosnia es uno de los paises que más sufrió la guerra de los Balcanes al final del siglo XX y eso todavía se nota mucho. Es mucho más rural, las carreteras están en peor estado y la gente está algo más apagada. Además, como nos decía una persona en Sarajevo, su salida al mar es muy limitada, lo que no favorece el turismo.

En Mostar hicimos una parada para comer y visitar el casco viejo. Mostar es una de las ciudades que más sufrió la guerra, aunque a decir verdad actualmente no se nota mucho. Se ha reconstruido el puente sobre el rio Neretva y hay mucho comercio y restaurantes. Supongo que influirá bastante el gran número de turistas que lo visitan.

Y de allí nos despedimos de Steven, que volvía hacia Split y partimos hacia Sarajevo, donde llegamos al anochecer.

_DSC1940_800x313

Sarajevo es la capital de Bosnia-Herzegovina con unos 450.000 habitantes. Es una ciudad donde se mezclan diferentes religiones «El Jerusalen de Europa», y eso se nota en la zona del centro. También se nota mucho las consecuencias de la guerra. Muchos edificios todavía tienen los efectos de las bombardeos y los cementerios en el centro de la ciudad y durante nuestra ruta recuerdan lo que allí pasó.

_DSC1788_800x531No nos dió mucho tiempo a visitar Sarajevo, ya que al día siguiente teníamos programado hacer una ruta de vuelta a Croacia a través de las montañas que separan Bosnia y Montenegro.

… Y salió lloviendo. Primer día que llovía y teníamos que coger la moto. Paciencia y ropa de agua. No era una lluvia muy fuerte, pero era persistente y molestaba. La ruta por la frontera de Montenegro hasta Croacia fué un no parar de llover entre montañas… pero es lo que hay si vas en moto… y no estuvo nada mal :.-)

Para acabar este tocho, deciros que en toda la ruta por Croacia habíamos visto como en los restaurantes preparaban un gorrín en la calle, en un horno donde en gorrín da vueltas y se hace con leña… no podiamos entrar en Eslovenia sin probarlo…. además tambíen se vende fruta, miel, patatas y queso… así que de hambre no te vas a ir… 🙂

Otra cosa, si vais a Croacia creo que se puede organizar en plan baratito conbinando tienda de campaña, algún hostel y supermercado. Hay que valer… pero es más barato 🙂

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*