Leaving Las Vegas

Ya siento estos dias de confusion, sobresalto y aburrimiento sin cronica, pero entre las Vegas que habia que pagar internet y Death Valley y Yosemite que no había pues nada…

Dejábamos la crónica hace tres días en nuestra ultima noche en Kanab, una ciudad en medio de los cañones de Utah donde se han rodado una gran cantidad de películas del Oeste, aunque con esos paisajes cualquiera rueda películas.
Os contábamos también que nos íbamos a Las Vegas y que allí posiblemente no tendríamos demasiado tiempo, pero la verdad es que a pesar de estar en un macro hotel (MGM Las Vegas), Internet era de pago… y pasábamos de pagar.

Como iba contando, salimos de Kanab temprano por la mañana y nos dirigimos al Parque Nacional de Zion. Este parque tiene la comodidad de que no se puede acceder en coche, sino que al ser un cañón, un autobús te transporta a lo largo del mismo y te va dejando en diferentes paradas, por lo que tú puedes tardar lo que quieras en cada sitio y después coger el siguiente autobús.
En este parque estuvimos unas 3 horas, ya que Roberto y yo nos hicimos una excursión campestre para localizar unas cataratas de agua que se salían del camino habitual.

Una vez visto un poco el parque grosso-modo (el tiempo no daba para más), repostamos las motos y camino a Las Vegas.

En la carretera mucho calor y no demasiados coches. La verdad es que por aquí se conduce muy bien.
La Harley una vez que vas en velocidad es como conducir un BMW. Metes 6ª y te dedicas a manejarla sin preocuparte de nada más. No notas ni lo que pesa ni que llevas pasajero, y a la hora de frenar tienen unos frenos de camión.
Otra cosa es en parado, hay que estar muy atento sino Harley al suelo. Para esto no hay como ser “pata larga” y tener la oportunidad de reaccionar a tiempo.
Las carreteras aquí están muy bien (por ejemplo, hoy hemos pasado un puerto a 3000 metros muy cerca de Yosemite y hay dos carriles para cada lado y además cada dirección va por un lado de la montaña). Por otra parte, las señales son muy conservadoras, así que te da tiempo de regular la velocidad mucho antes de que llegue cualquier curva.

Bueno, y llegamos a Las Vegas y después de visitar la presa Hoover (un poco decepcionante), marcha ha hacer el checkin del hotel. Después paseo y cervezas (aquí todos muy contentos, a todos nos pedían el DNI para entrar a los bares). El ambiente un poco escaso pero bien, esperando al viernes que esto parecía Sanfermines.

También aprovechamos para hacer algo de compra en el outlet (yo ya tengo ropa para un año por lo menos jejejeje).

Al mediodía como cada uno quería hacer distintas cosas, decidimos separarnos y quedar más tarde. Como el mendas ya había visto la ciudad, me dedique al noble arte de probar las distintas cervezas en los locales de la localidad….

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*