That´s all folks

Esta crónica va desde San Francisco, en nuestro último día de vacaciones y una vez devueltas las motos sin ninguna novedad.

Ayer por fin salimos del desierto de California con un calor sobrao y nos metimos en el fresquito de Yosemite. Fresquito es un decir, por que hacia bastante frío.

Nos levantamos pronto en Bridgeport dispuestos a llegar de una tacada a Yosemite después de pasar el puerto de Sonora… pero es lo que tiene la aventura, nada, o casi nada salio como debía y a las 3 de la tarde llegábamos a Yosemite, cuando teníamos previsto hacerlo a las 12.

En el pueblo donde dormimos no había ningún sitio abierto para desayunar, así que decidimos hacer los primeros kilómetros y parar en algún sitio a repostar y desayunar… pero aquí las distancias son enormes y no había ningún pueblo donde parar. Poco a poco la gasolina se fue acabando y nos paramos en un cuartel del US Marine Mountain Warfare a preguntar por una gasolinera. El soldado dijo que había una unos 90 kilómetros hacia delante, pero que no estaba seguro de si estaría abierta en esta época… así que decidimos darnos la vuelta al pueblo de donde habíamos salido y desayunar y echar gasolina (una media hora hacia atrás).

Desayunamos opíparamente y repostamos y volvimos a tomar la carretera. Esta vez con el deposito lleno y dispuestos a pasar el puerto, joder… pero que puerto,

3.500 metros de altura, todo menos la carretera nevado y unas cuestas y curvas en las que teníamos que ir en primera.
Era domingo, así que la zona estaba llena de gente haciendo esquí de travesía y andando con motos de nieve.

Una vez pasado el puerto, llegamos a un pueblo llamado Sonora, donde el GPS no acertaba a indicarnos la carretera correcta y estuvimos dando varias vueltas hasta encontrar el camino…. Eso si, nos dimos u bonito paseo por la campiña del pueblo hasta encontrar la salida.
… Y así hasta Yosemite, que para llegar hay que pasar otro puerto de aupa, aunque este mejor señalizado y con mejor carretera.  Yosemite espectacular. En esta época las cataratas de agua caen desde las paredes del cañón formando unas fotografías espectaculares… eso sí, para hacer las fotos hay que mojarse.

Al final del día localizamos las tiendas de campaña que habíamos alquilado y a dormir, que hoy tocaba el camino de vuelta a San Francisco.

Hoy nos hemos despertado en medio de Yosemite, con los típicos sonidos del bosque y dos ciervos mordisqueando los árboles de alado de la tienda… mas vale que no era un oso encima de las harleys…

Motos y a San Francisco. Hemos llegado a las 2 de la tarde, limpiar un poco las motos y devolverlas en la tienda.

Al final, 2950 millas, o unos 4700 kilómetros sin ninguna incidencia ni problema y comprobando como aquí en cuanto te ven en la rue se paran a ver si “everything ok”.

Bueno, y mañana avión y el siguiente a currar.

Que putada…

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*