Medinaceli en moto 2018

Desde hace unos años, los colegas moteros de Zizur se desplazan a Medinaceli durante un fin de semana de Junio. Antonio es un anfitrión excepcional y prepara todo al detalle, además durante los primeros años se celebraba, coincidiendo con ese fin de semana, una concentración motera.

No había estado nunca, aunque lo tenía pendiente. Siempre había parado en el restaurante que hay muy cerca durante los viajes a Madrid por el béisbol, viajes etc… pero nunca había ido al pueblo que cobija ese arco romano de triple arquería que se divisa desde la carretera.

Así que el 9 de Junio pronto por la mañana quedamos cinco moteros en Zizur para pasar el fin de semana en Medinaceli. Lluvia y frio, nada diferente a todo lo que ha sido este invierno y primavera… pero bueno, estábamos animados y con ropa de agua y ganas se puede con todo.

La ruta la preparó Santiago por Logroño, la sierra de Cameros, el puerto de Pajares y a comer a Següenza. De allí solo nos quedaban 30 kilómetros hasta Medinaceli. Ruta perfecta si no fuera por la intermitente compañía de aguaceros,

viento y tormentas que molestaban un poco :-).  Espectacular la zona de la sierra de Cameros, con una carretera estrecha y sinuosa por medio de un gran parque natural. Lástima que en ese momento llovía bastante y del monte estaban sacando troncos, así que la carretera estaba bastante embarrada…

Pero bueno, llegamos sin novedad a Sigüenza y apareció el sol… así que martinito en la plaza del pueblo mientras esperábamos al resto de la cuadrilla que por diferentes circunstancias habían venido en coche.

Comida a base de gorrín y últimos 30 kilómetros hasta Medinaceli bajo un tremendo agüacero… otra vez.

Antonio ya nos había reservado hotel en Medinaceli, el Medina Salin, un pequeño hotel con 10 habitaciones, muy nuevo y con muy buena pinta.  Una vez recogidas las motos y haber puesto todo a secar, ruta por el pueblo. Es un pueblo treméndamente bonito en una colina a la que se accede por una carretera a 3 kilómetros de la autopista. Un par de horas de fotos mientras el resto daba un paseo por el pueblo antes de cenar.

La cena… otra vez a base de bien… pero bueno, para eso habíamos venido… aparte de motear un rato.  Pronto a dormir que al día siguiente había otra ruta de vuelta, esperábamos que con mejor tiempo.

Para desayunar… otra sorpresa. Jamón, queso, revueltos, pasteles y tartas como si no hubiera un mañana. Había amanecido con una gran niebla, pero el desayuno levantó el ánimo a todo el mundo.

Parecía que no despejaba, así que vuelta a Pamplona por la carretera general, donde por fin apareció el sol.

Para terminar, comida en Zizur de toda la cuadrilla del viaje y a ir preparando el del año que viene.

2 comentarios en Medinaceli en moto 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*