Marruecos 2018: Kenitra – Marrakech

Rutas entre Kenitra y Marrakech. Espectaculares carreteras por la costa, visita a Sidi-Ifni y empezamos nuestras rutas por el Atlas... sorpresa con las lluvias torrenciales y el desbordamiento de los ríos.

Amanecimos en Kenitra y una vez que teníamos gps en el móvil la cosa se prometía más fácil. Planificamos una ruta hasta Safi por la costa, haciendo los primeros kilómetros hasta El-Jadida por la autopista, para, por la tarde ir por la carretera R301 de la costa hasta Safi.

La idéa para las mañanas era almorzar fruta en la carretera, ya que había muchos puestos por el camino y la fruta tenía buena pinta. En la ruta hacia Safi hicimos la parada y nos vinimos arriba para entrar a la playa por el camino de area… para nada soy offroad, así que hubo que pasar un mal rato hasta llegar a la playa… que estaba llena de plástico. Pensando en que el tema del plástico tiene mala solución por ahora almorzamos en esta bonita y vacía playa donde no había más que una moto de algún pescador submarino.

La cadena de la XT de Hector empezaba a dar problemas y ya vimos que el kit de transmisión no iba a aguantar todo el viaje, así que empezamos a planificar que en los días de Marrakech habría que buscar una solución. Mientras tanto, en los talleres de las zonas de servicio de la autopista fuimos tensándola y engrasándola cada poco tiempo para no tener demasiados problemas.

y llegamos a la zona del norte de Safi por la carretera R301. Es una carretera espectacular que va por el borde de las vacías playas y acantilados. No tiene pérdida y acaba en Safi. Además tuvimos la oportunidad de ver una bonita puesta de sol durante los últimos kilómetros por los acantilados.

Safi merece la pena. Es una pequeña ciudad costera con una medina fortificada y una fortaleza en la zona de la costa. Nos alojamos en un Riad muy aparente con su jardín y su fuente central por 35 euros la habitación con desayuno incluido y motos vigiladas.
A la noche aprovechamos para darnos un paseo por la ciudad y cenar algo. La pena de estos viajes en moto es que siempre llegas a la noche a las ciudades y entre que encuentras un sitio para dormir, apañas las motos etc… se hace de noche. Pero como comentaba, la animación por las noches en estos pueblos es muy grande y te da tiempo para ver algo.

A la mañana siguiente planificamos una ruta por la costa hasta Agadir. Seguimos por la carretera R301 por unos paisajes espectaculares y paramos a comer en Essaouira. Este pueblo costero cuenta con una fortaleza muy cerca del puerto y una medina fortificada a escasos 100 metros. Si acudes hasta el puerto, este cuenta con un aparcamiento vigilado donde puedes dejar el vehículo.

Comimos en el puerto a base de pescado y nos dimos una vuelta por el pueblo. En la plaza encontramos «Casa Vera», un enorme caserón en la plaza que cuenta con restaurante en sus bajos… todavía tengo que buscar en internet alguna referencia a este tema 🙂

Y por la tarde continuamos hacia Agadir. Aquí cambiamos nuestra ruta y en la zona de Tamri nos metimos hacia «Paradise Valle» y Cascades. Es una carretera de montaña muy bonita pero con el asfalto en muy mal estado que acaba en una zona de foces espectaculares… pero con la carretera muy rota. De todas formas, merece la pena con un poco de paciencia y cuidado.

Llegamos a Agadir con ganas de ver la ciudad, pero una tormenta de viento que en esa zona se convierte en arena nos dejó con pocas ganas, y al final solo salimos del hotel para cenar un poco.

Al día siguiente nuestra idea era llegar hasta Taroudant para empezar las primeras zonas del Atlas y llegar en 2-3 días a Marrakech, pero optamos por hacer una visita a Sidi-Ifni.

Por la carretera N1 llegamos sin problemas hasa Tinzit y de allí salimos a la costa por la R104 a Sidi Ifni. Conforme nos adentrábamos en el desierto las zonas de venta de fruta desaparecen y empezamos a ver venta de higos chumbos y un poco de leche. El paisaje es casi desertico y solo se ven algunas cabras o camellos.  Aunque en el norte si se ve alguna actividad industrial y sobre todo agrícola, en esta zona no se ve nada ¿de que vive esta gente?.

Llegamos a Sid-Ifni y en la playa, donde hay una escuela de surf ¿?, nos tomamos un te y volvemos por la misma carretera hasta Tiznit, con la idea de ir por la R104 y R105 hasta Ait-Baha. El espectáculo de montañas y desierto en la carretera es espectacular y aunque esta es estrecha y curveada está muy bien asfaltada. Los pueblos son muy rurales y escasos, así que nos permitimos disfrutar de la moto sin muchas preocupaciones… hasta que nos para la policía. Pero nada, solo querían ver la documentación y saber donde íbamos.

Encontrarás controles policiales muy frecuentemente, aunque en todos los casos menos uno no nos pararon. Al loro que también hay radares policiales, sobre todo en la salida y entradas de ciudades y pueblos.

En Ait-Baha dormimos en un hotel de unas 30 habitaciones donde éramos los únicos huéspedes, y las motos se quedaron en la galería comercial del hotel donde no había ninguna tienda.

Y de allí al día siguiente, caminó de Marrakech. De Ait-Baha cruzamos a la N10 a Taroudant y unos kilometros más adelante cogimos la R203 para empezar a meternos hacia el Atlas. El tiempo prometía agua y tormentas, así que poco antes del puerto de Tizi-n-Test nos dispusimos con el traje de agua.

La carretera estaba bien asfaltada hasta empezar el puerto. Cuando quedan ocho kilómetros a la cima la carretera se rompe y los agujeros y gravilla nos acompañan mientras el granizo, la lluvia y el viento hacen presencia. Está lloviendo realmente mucho, así que nos paramos en un pequeño bar donde nos encontramos con unos españoles que están haciendo Marruecos en bici. En dos horas ha parado de llover y continuamos… para encontrarnos en la bajada del puerto con la carretera cortada.

El Atlas es bastante arcilloso y cuando llueve lo hace torrencialmente. El resultado es que los ríos permanecen secos hasta que llega la tormenta. En ese momento se desbordan y salen riachuelos por todos los lados… resultado… carreteras cortadas que hay que vadear si quieres llegar al destino.

Así nos pasó el primer día que hubo que vadear dos ríos para llegar a Marrakech. Pero bueno, al final llegamos a Marrakech y encontramos un Riad para alojarnos a 20 minutos del zoco y muy cerca de la muralla, lo que nos permitió dejar las motos en un parking durante dos días para descansar… y arreglar el kit de transmisión de Hector.

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*