Agosto 2019: Pamplona, Galicia, Gerona, Pamplona

Y de nuevo llegaba la esperada escapada anual de los moteros de Zizur. Realmente ya empieza a haber bastantes escapadas anuales, que si a Medinacelli, Valencia, Jerez, Alcañiz… pero bueno, esta es la que más espero en el año, ya que es a la que suelo ir.

Este año Jesús se había apañado por una ruta de cuatro días/tres noches con paradas en Avilés, Lugo y Leon. En medio los consabidos puertos rescatados de un mapa que se estira como un chicle y que siempre da para nuevas rutas y curvas en el recorrido.

La primera jornada discurrió entre Zizur y Avilés. A las 8 de la mañana estábamos con todo preparado en Zizur y como no había llovido en un mes… ese día amenazaba ruta.
Pero a lo que hemos venido… ruta por la autovía hasta Amurrio y a partir de ahí internarnos por los valles de Vizcaya y Cantabria para salir hasta el Valle de Mena y hacia el norte a comer a Cangas de Onís. Ahí se nos torció un poco la ruta, ya que apareció el temido efecto Fhoen y decidimos recortar un poco la ruta para salvar la lluvia.
Al final llegada a Avilés y salida a cenar por la zona. Eran fiestas, así que hicimos una inmersión en la fiesta y algunos pinitos con la sidra. Para cenar menú para tres, que tal y como comen por esta zona teníamos más que suficiente.

Al día siguiente se me ocurrió poner el gps en modo curvas para salir de Avilés y encaminarnos hacia el puerto de Leitariegos. Errorrrrr…. El gps nos metió por todas las curvas habidas y por haber en una zona de pueblitos y huertas y después de alguna mirada y tal y tal… decidimos poner la recta hasta Grado.

Desde allí teníamos puertos hasta Leitariegos y luego una carretera un poco incierta que nos llevaría por las montañas de Lugo a Fonsagrada y al mismo Lugo.
La verdad es que la carretera estaba perfecta y disfrutamos de un gran día de puertos y curvas. Para comer paramos en una fonda donde nos autoservimos tomates de la huerta y la posadera nos sirvió un plato de costillas… bueno, bonito y barato.
A la noche, estábamos decididos a visitar Lugo y conocer un poco la ciudad… pero nos paramos a echar una cerveza en una terraza y entre los precios y las tapas nos quedamos a cenar.
La vuelta por la ciudad se quedó para bastante más tarde y ya a oscuras.

La tercera jornada nos iba a llevar a Leon. Mas curvas. Hicimos la ruta de los Ancares en la zona entre Galicia y Leon. Salimos de Lugo por el alto de San Roque y el puerto de Ocebreiro. A la bajada del puerto comenzaba la ruta entre montañas y pueblitos hasta llegar a Piornedo, lugar donde todavía quedan las casas típicas de galicia llamadas «Pallozas«. Desde allí por el puerto de Ancares comenzamos la ruta hacia León, no sin antes pararnos a comer un txuletón en Vega de Espinadero.

Llegamos a Leon con la duda de si cenar en restaurante Ezequiel. La verdad es que nos apetecía mucho después del intenso día de curvas, algo de mala carretera y calor, pero estábamos debatiendo entre esto y las tremendas cantidades que ponen en este restaurante. Al final, como siempre, ganó el estomago y con la intención de no cenar mucho nos plantamos allí. Al final… lo de siempre.

Y el último día vuelta a Pamplona. Autovía hasta Burgos y después carretera del Camino de Santiago hasta Puente. Comida y vuelta a Pamplona… y aquí enganchaba con otra semana de ruta por el Pirineo.

No estaba muy claro que iba a hacer esa semana, pero lo claro es que había vacaciones. Hector preparó unas rutas por el Pirineo francés que nos llevarían hasta Gerona. De allí vuelta a Pamplona por el Pirineo de Lérida y Huesca.

A la ruta también se apuntaron Angel y Javier, así que el lunes a las 9 de la mañana ya teniamos todo preparado para comenzar la ruta.

La primera jornada discurrió entre Pamplona y Gavarnie. Jornada un poco lluviosa y con mucha niebla en el Pirineo que nos llevó desde Isaba por la Piedra de San Martín a Arette.
Desde allí subimos el Col d’Aubisque y llegamos hasta las magníficas vistas del circo de Gavarnie. Bueno digo mágníficas por las fotos que vi, ya que la niebla no nos dejaba ver nada.
Pero bueno, fonda en un carísimo hotel francés y cena a base de Cocotte, que es una cazuela de barro con una especie de pisto y un huevo frito por encima. Estabamos en Francia, así que cervezas pocas y escasas…

Al día siguiente jarreaba en Gavarnie. No había forma de salir del hotel y mucho menos de hacernos los puertos de la mañana. Hubo que retrasar la salida mañanera a las 12 del mediodía y no pudimos hacer los puertos del Tourmalet y Aspin. Si queríamos llegar a Vielha había que recortar por Lourdes y Tarbes. Pero bueno, solo era agua, así que tomamos ruta y una vez que llegamos al Valle de Arán todavía nos dió tiempo a subir hasta las pistas de Baqueira y al Pla de Beret. También visitamos alguno de los pueblos de la zona y cayeron algunas cervezas.

Para esas rutas por Francia Javier fue de gran ayuda. Aparte de motero es un experimentado montañero que conoce toda la zona, así que la ruta y el no perderse estaba asegurado.

Para comer, la moto de Hector y sus amplias maletas es perfecta. Comprábamos algo en algún supermercado de la zona y la superficie de las maletas hacía de mantel… todo perfecto :-).
Para dormir elegimos el hotel Pradest, un sitio muy recomendable.

Javier se volvía para casa que tenía que currar, y el resto seguimos ruta. Esta vez el destino era Andorra. Aquí llegariamos por la zona francesa, pasando por el col d’Ares, col de Portet d’aspet y Pass de la Casa. Entre medio mil curvas y muchos moteros, pero con un gran paisaje y pequeños pueblos donde parar a tomar una cerveza. De hecho, en la zona de la bajada del puerto de Aspet nos tomamos una cerveza artesanal en una posada al borde de la carretera donde merece la pena hacer unas fotos.

En la llegada a Andorra no hubo más remedio que cambiar la rueda de adelante. El viaje por Galicia, las curvas y el calor la habían dejado lisa, así que rueda nueva y a tirar millas.

Y para el miércoles habiamos planeado llegar hasta la zona de Cadaqués en Gerona. Hay que decir que diariamente buscábamos los hoteles para dormir. Algo sencillo y barato. Y en Cadaqués en verano no hay nada que cumpla estos requisitos. Así que optamos por dormir en la zona del pirineo francés, en un pueblo llamado Ceret, donde parece que el cultivo de la cereza es la principal fuente de riqueza.

Típico pueblo francés donde lo mejor que se podía hacer era dar un paseo sin más pretensiones. Habíamos recortado la ruta, así que para media tarde ya estábamos allí después de una jornada donde paramos a comer algo en un pueblo fortificado en el pirineo francés llamado Vilafranca de Conflent. Desde allí seguimos ruta por el parque natural de los pirineos catalanes hasta Ceret, donde decidimos parar a dormir.

Como no llegamos a Gerona, recortamos un día la ruta. Nos quitábamos unos 100 km, así que alargando un poco dos días llegabamos el sábado a Pamplona. Ya llevaba muchos días sobre la moto, así que la idea no me pareció nada mala.

Replanificamos las rutas y para el día siguiente decidimos llegar hasta Vielha. 340 km de puertos y curvas.

Desde Ceret comenzamos la jornada subiendo hacia el COL DES ARES. Desde el lado francés es un puerto muy largo y con muchas curvas. En la cima hay un hotel/restaurante que divide la carretera. Una va hacia las pistas de esquí de La Molina y la otra baja hacia Ripoll. La bajada es muy tendida, con muchas curvas y con la carretera en perfecto estado. De allí a la Seo de Urgell atravesando el Parque natural Cadí-Moixeró. Después Sort y por la C28 y el puerto de la Bonaigua llegamos de nuevo a Vielha.

Cogimos el hotel HIPIC, hotel destinado sobre todo a rutas a caballo y cursos por esta zona del valle d Arán. Muy rústico, pero para dormir no hacia falta mucho más. 🙂

Y último día de jornada. Esta ya nos la conocíamos, ya que la habíamos hecho en muchas ocasiones. De Vielha pasamos el tunel y a Castejón de Sos, Campo, Ainsa, Boltaña, Broto, Jaca y Pamplona. Un par de paradas y llegamos a Pamplona a media tarde, lo que dió tiempo a tomarnos unas cervezas por la noche.

Hasta otra¡¡

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*