Málaga, Albacete, Jaén, Granada, Córdoba, Badajoz, Cáceres, Ávila, Soria, Pamplona

Después del impresionante viaje por la zona de la ruta de la plata con mis compis de Zizur yo sigo hasta Málaga. Tenía una semana más de vacaciones y había quedado con Hector en Albacete, así que empecé con una ruta desde Sevilla a Málaga donde tenía pensado estar un par de días.
Conduje atravesando Andalucía de oeste a este y al llegar a la provincia de Málaga me interné por la zona de la sierra de Antequera. Parada para comer en el típico pueblo andaluz y adelante con las estrechas carreteras de esta zona. Muchas curvas, buen asfalto y mucho calor… Ya tenía ganas de llegar a Málaga.
Y como siempre… cuanto más ganas tienes y más cansado estás… llega la liada. En la carretera de llegada a Málaga en vez de coger la autovía hacia el sur a 20 kilómetros de Málaga… cojo la autopista hacia Almería. 35 kilómetros y 6 euros después encuentro un cambio de sentido y vuelta hacia atrás.
Al final llego a Málaga y me alojo en la zona de la Playa de Palos. Es un barrio al norte de Málaga donde encuentro un parking para aparcar la moto, un apartamento a la puerta de la parada del autobús al centro, la playa a 200 metros y unos restaurantes a buen precio en la zona. Todo controlado. Siesta, preparar unas rutas a pie por Málaga y cena en la playa.

Los dos días siguientes los dediqué a conocer un poco Malaga. No había estado nunca y tenía ganas de ir. La verdad que no defraudó. Es una ciudad que se puede hacer paseando todo el rato y con muchas cosas para ver. El barrio antiguo, la judería, la catedral, la Alcazaba, museo Thyssen, Museo Picasso y sobre todo la zona del casco viejo con sus innumerables callejuelas para tomar una cervecita y pasear. Dos días de fotografías y descanso de moto… que ya había ganas después de la kilometrada de la anterior semana.

Y el lunes a la mañana… vuelta a la carretera. Amaneció bastante frio, pero tenía 500 kilometros hasta Albacete, así que madrugar… conectar el GPS y carretera.
Había que atravesar la provincia de Jaen y sus inmensos olivares. Es paisaje gusta por que es algo a lo que no estás acostumbrado pero igual es un poco monótono para ir en moto.
Paré en Úbeda para almorzar… y acerté. Una ciudad declarada patrimonio de la humanidad por sus edificios renacentistas y su casco urbano… y seguramente también por que es la ciudad natal de Joaquín Sabina. Buen almuerzo, buen paseo y una cervecita en el centro antes de continuar ruta.
Muy cerca queda Baeza, que según vi también merece mucho la pena… pero la verdad es que no paré. Se queda para el siguiente viaje. 🙂

Había quedado con Hector en un hotel de Albacete y llegamos con una hora de diferencia. Perfecto. Aparcar la moto y salir a dar una vuelta… bueno… más bien ir a un bar, pedir unas cañas y abrir un mapa para preparar un poco la semana de moto que nos quedaba por delante.

Y al día siguiente vuelta hacia el sur con Jaen en el horizonte. La idea era recorrer toda la sierra de Cazorla hasta el nacimiento del Guadalquivir pasando por Riopar Vieja, Siles, Cañada de Morales, Cazorla, Quesada, Poza Alcón y Freila. Comenzamos la ruta por una carretera perfecta desde Albacete hacia el sur. Luego se complicó un poco en la zona entre Albacete y Jaen, aunque eso si, el paisaje de otoño era digno de ver. Carretera muy estrecha, bacheada y con bastante gravilla. Unos 20 kilómetros de territorio XT por una zona montañosa hasta salir en el norte de la sierra. A partir de ahí buena carretera por Cazorla hasta el nacimiento del Guadalquivir y el puerto de la Paloma, donde todavia se pueden ver los estragos del inmenso incendio forestal del año 2002. Para dormir paramos en Zujar, en un hostal de carretera donde no había mucho que ver pero con un hospedajo bastante variopinto. Un inglés haciendo una ruta offroad hasta Caceres, un grupo de belgas en moto y otro grupo de… que parece que hacían parapente.
En casi todos los bares que parabamos a un cervecita daban tapas… así que mi compi acuñó la frase:»Puede que nos volvamos unos alcohólicos, pero si nos organizamos bien en este viaje no nos va a hacer alta pedir comida» jajajajajaja…

Al día siguiente… que frio dios. Amaneció a unos 2 grados. Antes de desayunar ya estabamos en las motos haciendo unas curvas por la zona de las Alpujarras de Almeria y el puerto de los Menas. Carretera perfecta y curveada. Una vez acabada la zona desayuno y vamos hacia las Alpujarras granadinas atravesando Collado del Conde y el desierto de Tabernas hasta Alhama de Almería. De ahí cruzando toda Sierra Nevada por la carretera de Narila hasta Lanjarón y Granada.

En Granada alojamiento en un hostal baratito en el centro. Cama pequeña y baño pequeño… pero un día hasta en la carcel se pasa. Eso si, estábamos a 100 metros de la catedral y del Zoco.
Unas cervezas para planificar la visita por la ciudad y por supuesto una foto de la Alhambra de Granada al atardecer. Para meternos en contexto, cena en un restaurante marroquí 🙂

Y al día siguiente vuelta a atravesar Andalucia. Esta vez hasta Zafra. La carretera entre Granada y Córdoba (llamada ruta del Califato), atraviesa una zona de olivos y pueblos donde en la zona más alta hay un castillo. Ruta muy entretenida en el paisaje aunque escasa de curvas. De todas formas andábamos sobrados de curvas después del día anterior en Sierra Nevada, así que ni tan mal.
Después de Cordoba nos adentramos en la sierra Norte de Sevilla y llegamos a las inmensas llanuras de Badajoz. Mucho viento y un paisaje un poco desolado. Algunos pueblos a lo lejos, inmensas llanuras de cereal ya recogido, un paisaje muy rojizo… algo diferente… y llegamos a Zafra.

En el camino paramos con un pastor de los que ya quedan pocos. Nos contó un poco su vida en el campo con las ovejas y que ya poca gente se anima a ese trabajo. La verdad es que es una vida dura y solitaria. Lo dejamos pensativo con sus ovejas y continuamos hasta Zafra.

Alojamiento en un hotel en el centro del pueblo. Aquí cambia todo. En la provincia se ven zonas muy humildes con sus pastores y rebaños de ovejas, llanuras y carreteras interminables. En Zafra el centro está dominado por el castillo del Duque de Feria y un parador Nacional. Por lo visto esta ciudad hace de centro administrativo y comercial de la zona, con un famoso mercado ganadero en Septiembre… se ve que hay nivel…

En nuestra ruta hacia Caceres por la zona de la sierra de Guadalupe nos topamos con un esforzado bicicletero que se acababa de jubilar. Su objetivo era recorrer toda Extremadura en bicicleta promocionando su pueblo. Este pueblo se llama Fuentes de Leon y queda muy cerca de la provincia de Huelva al sur de Badajoz. Por lo que nos comentó es muy famoso por sus cuevas. Nos hicimos una foto y comentó que nos iba a incluir en un libro que estaba escribiendo, así que a cambio lo incluimos en este modesto blog.

Y seguimos para el norte… próxima parada (y última), en Avila. Ruta por caceres hacia Don Benito, Guadalupe, Alcaudete de la Jara y Talavera de la Reina. Una gran recta hasta la Sierra de Gredos, que la hacemos desde el Barco de Avila hasta la capital de la provincia. Buen día para acabar… acabamos comiendo un txuleón de celebración en Avila como no podía ser de otra manera 🙂

y al día siguiente hasta Pamplona, atravesando Segovia, Soria y La Rioja. Muy buen viaje, ninguna incidencia desagradable y tiempo y compañia inmejorable. ¿Que mas?

Se el primero en dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*